Cómo trabajamos

victor-freitas-B0zAPSrEcFw-unsplash.jpg
Terapia EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocesing)

EMDR significa Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares.

Se trata de un abordaje psicoterapéutico que, basándose en el sistema natural de procesamiento de la información, activa la capacidad de nuestro cerebro para elaborar y procesar recuerdos que no han podido ser almacenados de forma integrada. Aunque la mayoría de las experiencias que tenemos son registradas y almacenadas de manera que al recordarlas no se activan grandes emociones, en ocasiones vivimos situaciones que, debido a la intensidad y al impacto emocional de ese momento, se quedan grabadas en la memoria de manera disfuncional. Esto es, con la imagen, los sonidos, los pensamientos y las emociones originales. De manera que si recordamos estas experiencias volvemos a sentir lo que allí pasó, como si estuviera sucediendo aquí y ahora. Es lo que llamamos trauma o experiencias traumáticas

 

El abordaje EMDR ayuda a metabolizar de forma natural lo perturbador del recuerdo almacenado en el cerebro. Desbloqueando el sistema nervioso de forma directa y facilitando la descarga emocional, para que ese recuerdo pueda ser integrado de forma adaptativa, dejando así de causar malestar en la persona. Es decir, los recuerdos se quedan en el pasado, pudiendo vivir el presente con un sentir del Yo actualizado, liberado de creencias, sensaciones o cargas emocionales del pasado.

Una de las herramientas utilizadas y más conocidas es la Estimulación Bilateral con Movimientos Oculares, los cuales, según numerosos estudios de investigación, activan el Sistema Parasimpático y disminuyen la intensidad de las imágenes recurrentes. 

 

Las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma, así como la OMS, recomiendan la terapia EMDR como tratamiento de elección para el tratamiento del trauma.

Terapia Sensoriomotriz
kira-auf-der-heide-_Zd6COnH5E8-unsplash.

La psicoterapia Sensoriomotriz considera al cuerpo como centro dentro del proceso terapéutico, siguiendo un enfoque somático. En base a esto, las sensaciones y los movimientos corporales son tenidos en cuenta, junto con las emociones y creencias asociadas que van surgiendo a lo largo del trabajo psicoterapéutico.

Este abordaje se basa en las teorías sobre apego, trauma y disociación, desde las que se sabe que el trauma tiene efectos directos sobre el cuerpo y el sistema nervioso central, generando muchos de los síntomas de las personas que acuden a consulta, y que han sufrido algún tipo de trauma. Al tener una base somática, es necesario el trabajo con el cuerpo para que esos síntomas puedan desaparecer. Un ejemplo de esto es la activación fisiológica que las personas traumatizadas suelen percibir a través de distintas sensaciones y movimientos del cuerpo, como taquicardias o temblores.

De esta forma, este tipo de psicoterapia se centra en tratar de ayudar a la persona a prestar atención, desde la curiosidad, a las reacciones de su cuerpo al trauma experimentado que siguen manifestándose en su presente, y de qué forma se pueden abordar para que su cerebro y su cuerpo pueda elaborar e integrar lo que pasó, y así poder vivir el presente de una forma más funcional y adaptativa.